jueves, 9 de septiembre de 2010

Hablando del General

Este cuento lo leímos entre todos en el acto del 17 de agosto....




Aprovechando la visita de la tía Margarita, que es maestra, Marina y Carlitos le preguntaron de todo un poco.


-¿Cuántos soldados cruzaron los Andes con el general?

-¿Había doctores en esa época?

-¿Cómo hacían para enviar mensajes?

La tía como buena docente no pudo con su ingenio y se entusiasmó con el relato:

San Martín encaro una tarea muy difícil: dar la libertad a gran parte de América del sur; para llevarla adelante tuvo que reclutar los hombres, inculcarle sus ideas de independencia, cuidarlos de enfermedades, muchas veces contagiosas, darle de comer y vestirlos.Habia que fabricar el armamento: con una fragua, una masa y un yunque se hicieron muchos de los sables que luego ganaron batallas. Para coordinar todo esto, se necesitaba un fuerte carácter y una gran inteligencia, San Martín tenía ambas cosas



Además era una persona muy sencilla; estando en el cuartel de El Plumerillo, cerca de la ciudad Mendoza, tenia que ir de un lugar a otro, vigilando los trabajos, y lo hacia sobre un caballo negro, rabón, y siempre andaba al trote largo; vestía pantalón ajustado a las piernas y sobre todo o casaca, según la temperatura, y un viejo sombrero militar forrado en hule.

Nada de lujos ni privilegios para él.

Y ahora, para que conozcan sus valores, escuchen lo que decía:



“Administrar recta justicia a todos, recompensando la virtud y el patriotismo, castigando al vicio y la sedición en donde quiera que se encuentren, tal es norma que regalará mis acciones.”



Por último, chicos, quiero que sepan cuál fue su pensamiento y la forma de actuar del General San Martín en lo referido a la educación de los pueblos.



Cuando en 1817 recibió un oficio del cabildo de Santiago, poniendo a su disposición para los gastos de viaje a (volvía a Buenos Aires) la suma de 10.000 pesos en onzas de oro, el General contesto rápido y brevemente:

“Hoy, 17 de marzo de 1817, ruego Cabildo que destine esta dinero para la fundación de una Biblioteca Nacional, expresando que “la ilustración y fomento de las letras es llave maestra que abre las puertas de la abundancia y hace felices a los pueblos, yo deseo que todos se ilustren que los sagrados derechos que forman la esencia de los hombres libres.”



Marina y Carlitos, emocionados, se quedaron en silencio, tratando de grabar esas palabras en su memoria y después dijeron:

¡Que bueno que es tener un héroe de verdad como nuestro General San Martín!



Pancho Aquino.

No hay comentarios: